martes, 26 de agosto de 2008

¿Cómo somos los argentinos?







¿ Como son los argentinos? Cuando viajo me lo preguntan y me quedo helada ...¿ Como definirnos? ¿ Al estilo Piglia, echandole la culpa a nuestro próceres? ¿ Al estilo Lanata, psiconalizando que el argentino es siempre desconfiado y no se entrega ni al amor, y que por eso dice que está " metido" , no enamorado? ¿ Al estilo Borges, escrutando su tristeza de exilado mestizo en el vértigo horizontal de las llanuras pampeanas?

Ivonne Bordelois y otros lingüistas hablan de lo mucho que tienen que ver la manera de expresarse de un pueblo con su forma de ser. El Argentino es el más malhablado de todos los latinoamericanos. Habla de meteorismo y heces sin parar ( ver abajo) , por lo cual es aún más escatológico que los mexicanos, que se limitan a hablar de madres de vida licenciosa y usan esas dos palabrotas tan adorables- " pinche" y " chingada"-, que hasta parecen nombres de personajitos de peluche de un programa infantil .

Asi que el argentino está - básicamente - muy enojado, siempre. Y lo demuestra.
Ese enojo lo tiene en vilo de una manera notablemente evidente. He viajado mucho y detecto de lejos un argentino en cualquier parte del mundo. Te cuento : mientras en casi cualquier parte la gente camina en linea recta, sin detenerse a mirar detalles, el argentino camina en zigzag, se criuza de una verrda a la otra y hasta da marcha atras para volver a observar algo. Llama a los parientes y amigos a los gritos, dandole ordenes a todo el mundo " ¡ Florencia , veni! " , "¡Viejooo, mirá esto!". Y los demás acaban acatando para el susodicho pare de gritar. Somos obedientes de las manias de los otros argentinos, sólo para evitar que nos hagan pasar mayores papelones , incluso nuestros propios parientes. Papelón , que palabra tan argentina. Hasta da verguenza decirla, de la impresion que causa hacer un papelón , pasar un bochorno mayúsculo. Pocas poblaciones latinas tienen tanto temor al ridiculo como los argentinos. Si te fijas , ellos se uniforman con ropas iguales y hasta con los mismos colores. Nadie se atreve a usar sombrero - el summun de la osadía- ni aunque haga mucho frio o demasiado sol. Los que se visten de manera más osada son tildados de " payasos" o de " grasas" . Argentina es el unico pais del mundo en el que todos los autos son blancos, plateadito claro o gris metalizado : color nube. No se admite otro color en un auto relativamente nuevo. Si es de color , es viejo. Todo lo colorido se considera ridiculo o infantil. ¿ Sera que vivimos demasiado al sur , y eso nos hace un pueblo triste? El tango es una musica definitiavmente triste y las zonas más historicxas de Buenos Aires son definitivamente decadentes, por no decir deprimentes .

O quizás la razón de la bronca argentina resida en su notoria falta de playas . En todas partes de America Latina en cada pais se diferencian dos pueblos muy distrintos : el de montaña. cerrado, hosco, esforzado y trabajador, y el de la costa o la playa, divertido, frívolo, holgazán. En Buenos Aires no tenemos ni costa ni montaña. Las playas argentinas son pocas y muy hostiles, azoatadas por vientos helados y médanos que cambian de distio segun para donde sople el viento. Hacia el sur, son todos acantilados. Yo antes creia que los paisajes montañosos eran una rareza para la cual había que viajar 700 km ( para llegar a la provincia argentina de Cordoba) o el doble para llegar a la precordillera de Bariloche. Los viajes me desmostraron todo lo contrario: la llanura es una rareza absoluta, es el paisaje mas escaso en el mundo. Estamos en un planeta montañoso,donde generalmente los montes acaban en playas de arena , amables y caminables. O sea que geograficamente, Buenos Aires y buena parte de la Argentina es una rareza de chatura sin playas. Y eso creo que nos tiene bastante fastidiados a los argentinos.

Imaginate , un pueblo que no tiene que hacer grandes esfuerzos para subir sierras y montes cargando leña y fardos, porque los caminos son llanos, es tambien un pueblo que al no poder verse desde arriba no sabe cómo es, y no tiene perspectivas de ningun tipo. Los argentinos no se pueden ver de arriba, no pueden ver como lucen , y creen que todo es igual a lo que ven en primer plano, por lo cual el arbol les tapa el bosque . "Si veo una mansion de estilo parisino, es porque lo que esta detras tambien es asi" , opina el habitante de Buenos Aires, sin saber cuánto se equivoca . De hecho, pese a que los pisos altos de los edificios torre son mucho mas caros que los bajos, Buenos Aires es una ciudad espantosa para ver desde arriba .Cuanto más subes, peor luce: cables cruzados sobre membranas mal colocadas , mezclados con tinglados de zinc oxidados y un enjambre de antenas de television retorcidas, inutulzadas por el cable , junto a tanques de agua improvisados en sitios imposibles, junto a chatarra acumulada en terrazas que se enciman una sobre otras. Realmente no sé para que nadie quisiera vivir en un piso 26 con semejante panorama atroz .
Por supuesto que hay ciudades argentinas preciosas, como Mar del Plata o Bariloche, y ultimamente Rosario y Carlos Paz lucen bellisimas tambien, pero generalmente cuando se habla de la Argentina, se habla de Buenos Aires, ese pulpo consumista y vanidoso que olvida hacerse eco de sitios que debieran estar representados en la capital, como el Litoral, la Patagonia . Cuyo y la Puna, que son lugares que el extranjero no conoce ni reconoce, pero que son lo mejor que tenemos. Pero cuando se habla de argentinos se habla de la parte que viaja, de la parte visible: el porteño.
Otra caracteristica notable de el argentino es una de las pocas personas del mundo que te mira a los ojos. Los latinos , brasileños, mexicanos, estadounidenses, europeos y asiaticos no te miran jamas a los ojos. Es como que uno no existe. He estado dos veces en China, se notaba de lejos que yo era extranjera, y me senti olimpicamente ignorada por los anfitriones olímpicos. Sólo en Turquía me senti muy observada por los varones , que me clavaban la mirada curiosos. Supongo que esto se debió a que al ser un pais con gran porcentaje de poblacion musulmana- y la mujer del Islam debe bajar la mirada cuando un hombre la mira- , para ellos era raro que yo les sostuviera la mirada como preguntando " ¿ qué te pasa, pibe?" .
Pero en verdad es impreionante percibir cómo, si vas caminando por Berlin , Chicago o Londres, y alguien te mira fijo a los ojos, haciendote una radiografia instantanea de quien sos, de donde venis y adonde vas , ese que te mira , esa que te vigila, aquel que te escruta, el que te relojea de pies a cabeza en dos segundos, es siempre un argentino o argentina...o mejor dicho, un porteño. Hace poco estuve en la ciudad de San Juan , donde nadie te mira tampoco a los ojos,( me dijeron que es herencia de los indios huarpoes ...los indios son discretos) pero alli sucede que el espacio corporal minimo permitido entre personas es extráñamente muy inferior al de Buenos Aires, y eso que vyo soy una persona cómoda con 30 centimetros de distancia con el otro, cuando veo que la mayoría prefiere unos 50 ( soy las de que al convresar con otro veo que camiamos de lugar porque el otro se corre havcia atras, alejandose , porque a mi la proximidad me gusta ) Pero asi y todo, caminando por San Juan senti que la gente se me venia encima, me chocaba y me tocaban para esquivarme, cosa inadmisible en Buenos Aires, donde , paradojicamente, hay mucho mas espacio. Esto es para estudiar a fondo.

En suma, creo que el argentino sigue siendo un inmigrante acomplejado, que no encuentra su lugar en el mundo, que no sabe bien donde está parado porque a cualquier distancia todo luce igual- el molino de viento, el alambrado, las vaquitas a lo lejos - y uno anda y anda por el campo y siempre ve lo mismo, sin referencias, no hay un adelante ni un atrás, hay siempre una sensación de anomia, de no saber bien donde uno está parado, sin saber si avanza o no. Tampoco se sabe bien el cuando, ya que las estaciones son muy parecidas unas de otras. Solo la copa de los arboles indica si estamos en invierno o verano. Ya el mismo virrey Santiago de Liniers decia en 1806 que nadie quiere trabajar en Buenso Aires debido a lo benigno del clima, que los tenia a todos holgazanes ya aletargados, bien nutridos en tierras de abundancia donde todo creia muy bien din nada de esfuerzo. Los climas benignos crian razas débiles, ya se sabe.

Los porteños tenemos un río pero que no es un río, sino un estuario de aguas quietas que tampoco avanzan y no se sabe hacia donde van . Lo que vemos es un mar dulce- como lo llamó el explorador Solís- , color marrón , como cafe con leche frío, hasta el horizonte. Cuando en al zona del Delta del Paraná hay crecientes, ni siquiera se debe a que crece el rio, sino que a los vientos del sudeste empujan las aguas del estuario contracorriente y tierra adentro. Al rio le damos la espalda, lo ignoramos por sucio y barroso, porque no es turquesa como el Mar Craibe, porque no da pesca ni placer ni transporte , sino que solo admitió durante siglos el transito de barcos cargueros de gran calado . O sea que el puerto representa comercio, negocio , vil dinero, o llegadas y partidas tristes por estricta necesidad . Nadie llego a Buenos Aires como quien llega al Shangri Lá, buscando su lugar en el mundo. Mi abuela lloró un mes entero cuando llegó desde su ciudad italiana frente al Mar Adriático de intenso color azul, pinares y anfiteatros romanos, a esta aldea con calles de barro donde convivian turcos, polacos, rusos y gallegos, todos pobres, escapando de las guerras. Mi abuela criticaba que su suegra checoslovaca saliera a la calle usando mochila y bermudas, y la checoslovaca se avergonzaba de los vestiditos floreados de la tana. No hubo ghettos aqui : no habia lugar para tal cosa. Salvo por algunos pocos reductos alemanes o ingleses en Belgrano, estaban todos mezclados turcos y mulatos, rusos y tanos, burlándose unos de otros con unas burlas que aun nos resuenan en el inconsciente, por lo que vivimos uniformados mirando fijo a los ojos de los demas, desconfiados, paranoicos, midiendo si el otro viene en son de paz o a prepotearnos . De tanto mirarnos con desconfianza, creo que acabamos mirandonos unos a otros con cariño, curiosidad e interés genuino, reconociendo la ragentinidada en el otro. Pese a que lo peor que le puede pasra a un argentino de viaje es econtrarse con otro argentino en el exterior, hoy en dia, si me dan a elegir, prefiero la sociedad chismosa de pueblo, de querer saberlo todo del vecino, a la indiferencia de las ciudades, en las que tiene que salir mal olor de tu casa para que sepan que estás muerto.
A los argentinos nos importa el otro, pero hasta ahí, tampoco la pavada . Somos demasiado informales y relajados. Se habla mucho del tan mentado culto a la amistad del argentino, pero este es mas un mito que una realidad. El argentino conserva la amistad en tanto y en cuanto esta le sirva para divertirse, pasarla bien o tener compañia. En el momento en que se pone de novio, chau amistad . Pierde a sus amigos para siempre, porque ya no precisa programas y compañías de fin de semana. Siempre dice "nos vemos" , "arreglemos algo" , " tenemos que vernos", y pasan los años y el encuentro acaba siendo un imposible. El argentino queda en encontrarse con los amigos " si o si" este sabado. pero llega el sabado y al tipo le salió algo mejor, o prefiere alquilar una película,o tiene frío y ni siquiera avisa que cambio de parecer : hace como que nunca se habló de encontrarse con nadie.

La única medida de que una cita va en serio es que sea reconfirmada por cuatro personas cruzando un minimo de dieciséis llamados reconfirmandola, coronado todo por la sacrosanta frase - ahora sí -de real confirmación , de "Decime...¿qué llevo?¿Llevo postre, bebidas, unos pollos?"

¿Como explicar como es el argentino?
Es un ser sufrido, que cuenta las cosas a traves de un lamento : la charla intima se basa en " que mal me fue en esto, aquello y lo otro" , a lo cual el interlocutor le responde "lo tuyo no es nada : a mi me fue mucho peor". Lejos de deprimirse, esto los alegra a ambos. No en vano en Buenos Aires hay más psicólogos por metro cuadrado que en Manhattan. La queja es un gesto de cortesía argentino. Todos sabemos que a todo el mundo le va para el diablo, asi que seria grosero contar triunfos y logros. Asi que los logros se narran diciendo " finalmente conseguí el trabajo que queria, pero no sabés que insoportable es el jefe" o "Construi la casa de mis sueños, pero los vecinos son de cuarta y tengo humedad por todas partes". Asi es como se perdonan los éxitos en un pais siempre en bancarrota, en crisis y al galope de inflación.
Cuando los argentinos se sientan a cantar en torno al fogón , o hacia el final de la fiesta, siempre piden " una que sepamos todos" . Son malos escuchando : quieren ser protagonistas. Por eso escuchan de mala gana teorias nuevas, ideas novedosas o conocimientos frescos, y estan mucho mas predispuestos a aceptar, a escuchar y a compartir todo lo que les resulte familiar y conocido. No quieren que les canten , quieren cantar ellos, pero en la muchedumbre y haciendo mimica cuando olvidan la letra. No cantan en coro : todos quieren ser la primera voz.
Y critican , critican y critican sin parar, porque criticar significa tener espiritu critico, que uno no se conforma con cualquier verdura y tampoco come vidrio.
Pero vamos a decir algo positivo. Los argentinos hablamos en clave , de puro paranoicos, como si el jefe o el guardihna de la carcle estuviera escuchandonos. De hehco, la jerga tanguera llamada lunfardo nacio como cido carcelero entre los presos. Presos de una pais que no piensa en el futuro, que vive e dia a dia, como si fuera aragarselo la tierra, y que jamas proyecta nada ni a diez años ni a uno, los argentinos - decía - nos hablamos con códigos y guiños que nos dan la satisfaccion coctidiana del ahorro de recursos para comunicarnbos con la mayor efectividad. Plagamos el dialogo de frarses hechas ujsanadas con ingenio. Cualquier extranjero que se sube a un ascensor se queda pasmado ante los dialogos más banales y rutinarios, pero no por eso menos desopilantes. Uno sube a un ascensor que para en todos los pisos y dice " Uy, agarré el lechero" y todos entienden. " Guarda que se cierra la puerta" dice uno . " Necesitaba un planchado" le dice el otro.

Compitiendo en gracia e ingenio, le ganamos la pulseada un destino tragico, como diciendo " Argentina , podes frustrarme a repeticion , pero yo sigo siendo más vivo y canchero que vos". En el pais del señorial voseo, donde todos se tratan unos a otros como si cada uno fuera Su Alteza, finalmente todo el mundo burla al otro y compite para tener la ultima palabra, la más justa, la mejor. Taxistas, mozos , peluqueras, kisokeras y porteros son los campeones en este deporte nacional de quien es el mas ingenioso al cerrara el diálogo, un deporte que te alegra la vida . En Buenos Aires no se puede comer por la calle sin que alguien diga " Ojo, eso adelgaza" , uno no se puede tropezar con otro sin que le digan "¿Bailamos?" y no puede ser piola o canchero si no dice guarangadas. Pero siempre, arrancándole una sonrisa al otro aún en el peor momento. Cínico y duro, el argentino no te consuela: te toma el pelo hasta que te rias de vos mismo. Por eso es quizas el unico pais donde queda muy bien criticar todo lo argentino, asquearse del pais y sus habitantes y afirmar como un mantra " qué querés, estamos en la Argentina" , " este pais no tienen remedio" o , cuando nos cuentan un avance en otro país, o de algo sale bien, de pura casualidad " ¡Argentina Año Verde!"


¿ Y como hablan los argentinos?



El Argentino no da besos: te rompe la boca
Argentino no acaricia: franelea
El Argentino no tiene amantes: tiene amigovias
El Argentino no besa: te transa-
La Argentina no es engreída: es conchuda
El Argentino no quiere mujeres lindas: las quiere re- fuertes .
-El Argentino no tiene ganas de hacer pis: se esta re-meando
El Argentino no tiene miedo:se caga encima
-El Argentino no sale corriendo: sale cagando-
El Argentino no se rie a carcajadas: se caga de risa-
El Argentino no esta en problemas: tiene quilombos-
El Argentino no es molesto es un hinchapelotas-
El Argentino no es un tipo alegre: es un copado
El Argentino no es un buen amigo: es de fierro-
El Argentino no es buen tipo: es de primera
El Argentino no esta aburrido: está al pedo-
El Argentino no hace algo inútilmente: lo hace al pedo.
El Argentino no está loco : está en pedo .
El Argentino no está por casualidad : está de pedo –
El Argentino no está borracho: está en pedo .
El Argentino no acelera: va a los pedos .
El Argentino no es que no hace algo ni loco : no lo hace ni en pedo.
El Argentino no hace algo mal: le sale para el orto!!!
El Argentino no tiene suerte : tiene culo .
Al Argentino algo no le queda mal : le queda para el culo.
El Argentino malo no es mala persona: es un sorete-
El Argentino no se dispersa: se cuelga-
El Argentino no se distrae: se tilda
El argentino no duerme: torra.
El Argentino no molesta: rompe las pelotas
El Argentino no se baña: se pega una ducha
El Argentino no se alimenta: come como un hijo de puta
El Argentino no te golpea: te caga a palos
El Argentino no da ordenes: te caga a pedos
El Argentino no te engaña: te caga.
El Argentino no pide que lo lleven: pide que lo tiren
El Argentino no dice la verdad: dice la posta .
El Argentino no habla claro: te bate la justa.
El Argentino no es cualquier cosa: El argentino es una masa !!!
¡Aparte, es argentino, y eso no tiene nombre!

13 comentarios:

Anónimo dijo...

Interesante lo que escribiste, me deja a pensar muchas cosas. Y también me hizo cagar de risa. Muchos saludos

Anónimo dijo...

Algunos comentarios me parecen divertidos, otros me confirmaron lo que vos misma decís: los argentinos somos bastante mierda y nos cagamos en el resto de los argentinos. Aún así creo que tenemos muchas cosas rescatables, que no te acordaste de agregar. Saludos che.




Anónimo dijo...

Buena descripción de la Argentina, cruda y muy real; ahora una pregunta si te dieran a elegir entre un Argentino y un Turco con quien te quedas?

Anónimo dijo...

Me hiciste cagar de risa. Lo que me impacto, es eso de caminar en zigzag.jajaja. Yo camino en zigzag, y recien ahora tome conciencia d eso.
Yo tengo fe en la esencia argentina.
Pronto asombraremos al mundo.

Anónimo dijo...

SOY YULIANA DE COLOMBIA Y ESO ES LO QUE ME ENCANTA DE LOS ARGENTINOS QUE ACEPTAN COMO SON

Anónimo dijo...

YULITA DE COLOMBIA CADA DIA ADMIRO A LOS ARGENTINOS MAS Y MAS.

Anónimo dijo...

En la argentina no se le llaman amigos a los amigos se lo llaman boludo

Anónimo dijo...

JAJAJAJAJ tenes razon XD

Anónimo dijo...

JAJAJAJAJ tenes razon XD

Anónimo dijo...

En la argentina no se le llaman amigos a los amigos se lo llaman boludo

Anónimo dijo...

Estoy en desacuerdo sobre que no es linda la vista desde los edificios yo vivi en un piso 21 y hay una vista presiosa

JOSE LUIS Carvajal dijo...

Coincido en muchas cosas. Pero yo resaltaría más que somos solidarios, apasuonados e intensos. Mil gracias, che.

abel ferreira dijo...

Los argentinos estamos todos locos... el que sabe sabe.... y el que no es jefe.